MH Business Consulting Partners - Productos, ofertas, noticias

Artículos

La Microgerencia y la Productividad

hace 11 días

Actualmente el día a día de nuestras actividades nos encontramos con poner tiempos a tareas asignadas dentro de nuestro equipo de trabajo y para ello llevamos plazos o tiempos específicos para la entrega de resultados.

PERO….., en algunos casos se nos presenta el hecho de que recibimos 35 emails, mensajes de texto o llamadas durante nuestra jornada de trabajo o aun peor ya cuando no estamos en horario laboral y solo para preguntaros de cómo vamos si ya avanzamos, o cual es el estatus de tal o cual pendiente y estas llamadas e insistencia del jefe se presentan mucho antes de que el tiempo estipulado de dicha actividad haya expirado.

Si esto nos es familiar es que estamos sufriendo de micromanagment o micro Gestión ahora tenemos que preguntaros que es un micromanagmente o micro gestión pues les comento que es un estilo de gerenciar de control absoluto en pequeños detalles lo que quiere decir que casi instante a ínstate o minuto a minuto quieren saber cómo y que estamos haciendo.

Y escuchamos empresarios de la vieja escuela que dicen “Si no lo hago yo personalmente esto no funciona” o aun peor “Si no superviso PERSONALMENTE todos los trabajos YO la empresa corre alto riesgo de fracaso”. Probablemente te suene muy familiar y deja te comento que probablemente tenga razón, ya que hasta ese momento él personalmente manejaba la empresa y no sabe cómo delegar sus responsabilidades ni actividades y mucho peor no sabe el cómo trasmitir sus conocimientos y reconocer la experiencia y conocimientos de los demás.

Aunque por sí solo no es negativo y se puede aplicar en diferentes procesos en una gerencia, no quiero decir que es un buen estilo o que es el mejor estilo de gerenciar ya que muestra un comportamiento obsesivo de control en los pequeños detalles. Pueden transmitir a sus empleados una sensación de desconfianza en su trabajo y como consecuencia puede afectar a su productividad.

En este sentido las personas se sienten controladas hasta ese punto, que tienden a ser menos productivas, y a mediano plazo, sentirse desmotivadas.

CUÁNDO Y DÓNDE SE PUEDE APLICAR UN MICROMANAGMENT

Ya que estamos hablando que son generalmente de procesos administrativos y de Gerencias dentro de empresas ya sean grandes o pequeñas. Se puede iniciar con este estilo de gerencia siempre y cuando sea temporal y controlado No es lo más recomendable en proyectos ya con profesionales y que conocen del tema pero se podría aplicar en.

En un proceso de entrenamiento proceso nuevo a implementar o inicial es necesario estar revisando y ajustando sus actividades para lograr tener productividad, o cuando existe un personal nuevo sin formación formal ni experiencia en nuestro departamento y necesita “marcación personalizada” por lo que es necesario tener reuniones diarias ya sea a inicio o final de la jornada para planear y revisar las tareas específicas POR DIA.

Aunque esta práctica es desgastante tanto para el gerente y su subordinado en ocasiones es necesario para ver el desempeño y avance de ciertas actividades que por su complejidad o novedad del proceso es importante llevarlas a cabo diariamente aunque no es recomendable por

largos periodos, ya que en vez de mejorar la productividad nos llevan a volver dependientes en si los procesos.

Una vez analizada y documentada en plan de mejora continua se empieza a relajar las reuniones y se espaciaran hasta que dicha práctica deje de estar en función y se vuelva un proceso controlado y solo en revisiones planeadas de seguimiento se presentarán los resultados esperados.

LA DIRECCIÓN Y SUS DIRECTORES

La dirección tiene el compromiso de dar resultados pero no a cualquier precio por lo que deberá estar de acuerdo con los estilos de gerencia que valla de acuerdo a sus políticas y objetivos corporativos

Y en ciertos casos nos vemos envueltos como directores o gerentes de varias áreas en nuestra empresa con Gerentes que tienen problema con su estilo de Gerenciar sus departamentos para lo que tenemos que empezar a revisar los síntomas de un Gerente que utiliza las prácticas de microgerenciacion en su área.

1. Dificultad para delegar tareas, incluso en personas muy competentes

2. Se inmiscuyen en proyectos sobre los que no tienen competencia directa.

3. Se centran en corregir pequeños detalles (muchas veces sin importancia) en vez de centrarse en tener una visión general del proyecto.

4. Exigen tener en sus manos tareas que han delegado, sólo para corregirlas, a sabiendas de que estarán incompletas y que aún quedan muchos días para cumplir con los plazos.

5. No favorece las iniciativas de los demás. Exige ser constantemente consultado en cualquier asunto.

Para la dirección una vez que detecto un gerente bajo este estilo de gerenciar es importante brindarle apoyo para poder aprender a gerenciar de una manera productiva.

QUE ES LO PEOR DEL MICROMANAGEMENT

Lo peor del micromanagement es que muchos emprendedores aun siendo consciente de que lo son, tienen la firme convicción de que es la mejor forma de llevar la empresa, de que es “lo único que funciona para que los proyectos salgan adelante”. En este sentido, suelen pensar: “si les dejo que hagan lo que quieran, hunden la empresa”.

Como consecuencia, incluso si nuestros empleados tienen un talento excepcional en un área determinada, probablemente comenzarán a perder la confianza en su capacidad, convencidos de que “hagan lo que hagan” nunca estarán a la altura de que se les exige, siempre habrá “algo que corregir”.

El micromanager corta de raíz la autonomía de sus empleados, cercenando las mejores ideas, corrigiendo y probablemente dichas grandes ideas nunca se concreten.

Pero no sólo se trata de un estilo de dirección perjudicial para los empleados, también lo es para el propio manager o gerente que se obliga a sí mismo a estar pendientes de un gran número de tareas que le impiden centrarse en lo realmente importante.

COMO PODEMOS LIBRARNOS DE UN MICROMANAGMENT

El cambio de micromanagement no siempre es fácil. Sobre todo, porque representa un estilo de dirección que se ha practicado durante años, y que el propio dueño de la empresa ha heredado. El trabajador en este caso es quien muchas veces tiene que tomar las riendas e iniciativas para convencer poco a poco al gerente o manager que puede delegarle esas o cuales responsabilidades.

Ahora bien veremos en 4 puntos básicos el ¿Cómo hacerlo?

1. Promoviendo una delegación más efectiva de las tareas.

2. Siendo proactivos y solicitando proyectos en los que estamos convencidos que podemos hacerlo realmente bien.

3. Ser nosotros los que tengamos una política de comunicación activa con nuestro superior. Informar de los primeros resultados antes de que nos sean solicitados. Mantener una política de comunicación activa.

4. Si tenemos la posibilidad, ayudar a nuestro superior a corregir uno de sus hábitos de micromanagement.

No obstante, es necesario que el micromanager también llegue a ser consciente de que lo es, que sea receptivo al cambio, y aunque no podemos cambiar un estilo de un plumazo, los pequeños hábitos pueden desembocar en un gran cambio

PERO PROVABLEMENTE NO ES TODA LA CULPA DE NUESTRO JEFE O GERENTE POR LO QUE ANTES DEBEREMOS PREGUNTARNOS

Primero nos haremos estas dos preguntas acerca de nuestro propio comportamiento.

¿Algo de lo que estoy haciendo puede provocar la preocupación de mi jefe o gerente?

¿Le estoy dando toda mi atención a mi trabajo y actividades de acuerdo a mi puesto?

Si realmente estas libre de culpas es probable que si sea el estilo de tu jefe inmediato y podrás estar más relajado y lo tomaremos desde un enfoque más simple así que empezaremos a darte las siguientes 3 recomendaciones.

1. Tratar de ponerte en los zapatos de tu Gerente

Aprender a ver las cosas desde su punto de vista.

Mediante la comprensión de los síntomas de la microgestión, sabiendo lo que están tratando de lograr, tú puede encontrar que puede ayudarle a realizar sus metas.

Perseguir una meta común ayudará a generar confianza y esto le dará más libertad.

2. Solicitar reuniones frecuentes.

Insisten en tener sesiones de supervisión regular de 1 a 1

En estas reuniones se compromete a hacer algo que les ayude a cumplir sus metas.

Y, su manager o gerente cuando vuelva interferir. Recordarles el acuerdo y su parte en la negociación.

Siempre solicite a su manager por la oportunidad de hacer algo por su cuenta.

3. Comunicación frecuente

Resultados y la buena comunicación es la mejor manera de lidiar con el microgerente. Por lo tanto darles una actualización sobre los progresos en cada oportunidad o enviar nuestro programa de actualización y revisarlo en esos tiempos para que él se sienta confiado de los avances y tu capacidad.

Resumen

Porque micromanagers raramente reconoce su comportamiento y el impacto que tiene en el equipo vale la pena señalar esto a ellos una vez ha ganado cierta confianza.

Pueden ser abiertos a trabajar con usted, Pero no esperes demasiado, tarde o temprano no podrá evitar pero ahora no tan frecuente como antes y te hablara o te escribirá.

¡A veces es lo que tiene que pasar, Pero es un proceso que con comunicación y retroalimentación por las dos partes se puede lograr!

¿Cuál es su experiencia de la microgestión?

Puedes compartirnos tu experiencia y ten la seguridad que podremos darte algunos tip’s para lograr tus metas y paso a paso lograr que tu Gerente también genere una sincronía contigo y empiecen a tener actividades de ganar/ganar en la obtención de metas y objetivos para tu empresa

Production Optimization

14/09/2016

  • Ensuring maximum uptime and availability of physical assets
  • Lean processes to reduce overall non value-add
  • Minimizing planned and unplanned downtime
  • Minimizing defects & rework through the improvement of quality performance
  • The systematic capture and utilization of Best Demonstrated Practices (BDP) and incorporation of GMPs
  • Maximizing bottleneck throughput
  • Optimizing available operating costs
  • The development of robust management systems to facilitate fact-based decision making through better planning, scheduling, reporting, SIC’s and performance reviews